Cómo la XX dinastía llegó al poder sigue siendo poco claro. La única indicación de los acontecimientos políticos en esta fecha es viene de una estela erigida en la isla de Elefantina, por su primer gobernante, Sethnakht . En la estela, Sethnakht relata cómo expulsó a los rebeldes que en su huida dejarón detrás el oro, plata y cobre que habían robado de Egipto y con el que quería contratar refuerzos entre los asiáticos.

El Gran Papiro Harris desde el principio del reinado de Ramsés IV es nuestro segundo documento de ese tiempo. Se describe cómo un estado de anarquía y caos que golpeó Egipto. Después de varios años en que no había ningún gobernante, un sirio llamado Irsu tomó el poder, y sus seguidores saquearon el país. Se trató a los dioses como seres humanos comunes y ya no había sacrificios en los templos (una descripción que se asemeja a la que se da del período de Amarna en los años de la Restauración). Los dioses eligieron Sethnakht como gobernante, tal como lo habían hecho com Horemheb al final de la XVIII dinastía, y se restableció el orden.
De estos textos se puede concluilo r que, después de la muerte de Tausret, Bay  trató de tomar el poder y hasta podría haber logrado por un breve lapso de tiempo hasta que fue expulsado por Sethnakht. La fecha de la Estela de Elefantina, no es del primer año de la regencia de Sethnakht, como cabría esperar en una estela de la victoria, pero el segundo año y esta fecha no se da al principio del texto, como era costumbre en las estelas, pero hacia el final. Murió poco después y fue sucedido por su hijo de Ramsés III

Faraón Ramsés III

Él heredó la paz y la estabilidad de su padre, pero pronto tuvo su cuota de problemas también.  En el quinto año de su reinado, tuvo que luchar contra nuevos avances de las tribus libias, que habían utilizado el período de lucha interna para penetrar en el Delta occidental. En ese momento, los egipcios parecen haber aceptado esta inmigración con fines pacíficos como inevitable, pero cuando una revuelta contra el faraón estalló porque interfería en la sucesión de su rey, Ramsés III respondió rápidamente y los trajo de nuevo bajo control egipcio. Otra campaña de Libia se puso en marcha en el año 11. La gran batalla contra los Pueblos del Mar estalló en el año 8.  

Desde los días de Merenptah , los Pueblos del Mar intentaron entrar en Egipto desde el oeste. Sus movimientos revolvieron todo el Oriente Medio. En el 8º año del reinado de Ramsés III, atacaron el Delta, tanto por tierra como por mar. Los egipcios eran muy conscientes del peligro inminente y habían trasladado una fuerza de defensa al gran Djahy (sur de Palestina) y se fortificaron las desembocaduras de las ramas del Nilo en el Delta. Cuando finalmente comenzó el ataque, las tropas de Ramsés III, estaban bien preparados para ello y fueron capaces de derrotar a los invasores.

Ramsés III dedicado mucho tiempo y mucho esfuerzo en sus proyectos de construcción, el más importante fue su gran templo funerario en Medinet Habu, que se inició poco después de su coronación y fue terminado el año 12. hoy en día es uno de los templos mejor conservados del Nuevo Reino. El templo seguía el modelo del Ramesseum de su gran predecesor Ramsés II. Ramsés III trató de imitar en muchas otras maneras a Ramsés II incluso en sus nombres realese y el nombre de sus hijos . El edificio de Medinet Habu y otros proyectos, incluyendo la expansión de Piramesse , no parecen haber sido detenidos por las diversas amenazas a las fronteras de Egipto.  Existe la posibilidad de que una expedición a Punt fue enviada durante el reinado de Ramsés III.  De sus mayores logros fue la reorganización de los diferentes templos de todo el país, después del período de desorden que precedió a su reinado. El Gran Papiro Harris enumera las enormes donaciones de terrenos que hizo a los templos más importantes en Tebas, Menfis y de Heliópolis, y en menor medida, a muchas instituciones más pequeñas . Al final de su reinado, un tercio de la tierra cultivable era propiedad de los templos y de este tres cuartas partes pertenecía a Amón de Tebas. El resultado fue una pérdida total de control sobre el estado y una crisis financieras y económica. Subieron los precios del grano subieron y las raciones mensuales a los obreros en Deir el-Medineh pronto se atrasaron. En el año 29 de su reinado se organizó la primera huelga en la historia. La situación se agravó por las repetidas incursiones de los grupos de nómadas de Libia en la zona de Tebas .

El desplome gradual del Estado centralizado, bien pudo haber sido una de las razones detrás de un atentado contra la vida de Ramsés III, o si no lo fuera, el descontento general y la inseguridad al menos, habían dado a los conspiradores la idea de que podían contar con apoyo si lo lograran.  La trama se originó en el harén del rey, presumiblemente en Piramesse, donde uno de los funcionarios (Pairy el escribano del harén) estaba involucrado, así como varios mayordomos reales . El objetivo final era poner al hijo de Tiy Pentaweret en el trono en lugar de legítimo heredero del rey. Al parecer, el plan era asesinar al rey durante el festival anual de Opet en Tebas. La trama  había fracasado, como la momia del rey no muestra signos de una muerte violenta y su príncipe heredero fue Ramsés IV y no Pentaweret . Las audiencias de los tribunales y las sentencias impuestas a los criminales fueron escritas al comienzo del reinado de Ramsés IV, lo que sugiere que el intento de asesinato tuvo lugar a finales de los 31 años del reinado de Ramsés III.

Faraón Ramsés IV

Todos los demás reyes de la dinastía XX, después de Ramsés III fueron llamados Ramsés, un nombre que adoptaban en su coronación, que se sumaba a su nombre de nacimiento. Probablemente eran todos relacionados con Ramsés III, aunque en algunos casos, no sabemos exactamente cómo.  Durante su reinado, Egipto perdió el control sobre sus territorios en Siria-Palestina y la importancia de Nubia fue disminuyendose rápidamente también.  Aparte del Templo de Khonsu en Karnak, no hay grandes templos que fueron construidos por los reyes ramésides.

Ramsés IV fue el 5º hijo de su padre y se había convertido en príncipe de la corona alrededor del año 22, el último de la regencia, después de 4 hermanos mayores que habían muerto.  Los hijos de Ramsés III no fueron enterrados en una tumba en el Valle de los Reyes como los de Ramsés II, pero en tumbas separadas en el Valle de las Reinas.  Como se puede deducir del nombre de su madre, la Gran consorte Real de Ramsés III Isis-Ta-Habadjilat, el nuevo rey debe tener por lo menos algo de sangre extranjera corriendo por sus venas.  

Al principio de su reinado, inició varios proyectos de construcción, especialmente a su tumba real y el templo funerario en Tebas, por el que se duplicó la fuerza de trabajo en Deir el-Medineh a 120 hombres. Envió varias expediciones a las canteras de Wadi El-Hammamat, El Sinaí y Timna donde había poca actividad desde los tiempos de Seti I. Ninguno de sus planes de construcción se convirtió en realidad ya que murió después de un reinado de cinco o quizás siete años, antes de que pudiera completar alguno de ellos.

Durante el reinado de Ramsés IV, más retrasos en la entrega de los productos básicos en Deir El-Medineh ocurrieron. Mientras tanto, la influencia del Sumo Sacerdote de Amón fue creciendo. Ramsesnakht , el titular de ese alto cargo, acompañaba a los funcionarios estatales cuando iban a pagar a los hombres sus raciones mensuales, lo que indica que el templo de Amón, no el Estado, era ahora responsable de al menos, sus salarios. Los altos cargos del templo fueron, de hecho, en manos de los miembros de dos familias. Así, el hijo Ramsesnakht, Usermaatranakht era mayordomo de la finca de Amón y como tal administraba los terrenos propiedad de la templo, y también controlaba la gran mayoría de los terrenos propiedad del Estado en el Egipto Medio.

Esto ilustra bien la marcada tendencia de estos altos cargos, incluido el de sumo sacerdote en sí, a ser hereditarios y Ramsesnakht mismo iba a ser sucedido por dos de sus hijos. Los cargos se volvieron más y más independientes y el rey tenía sólo el poder nominal sobre ellos.

Faraón Ramsés V

Ramsés IV de Elefantina (que de hecho se desarrolló durante el reinado de su padre) dom el principal evento conocido de su reinado, aunque continuó la actividad minera del padre en Timna y el Sinaí. Aparte de su tumba en el Valle de los Reyes (KV 9) y su templo funerario, que fue inspirado en el de Ramsés IV, tambiéncontribuyó en edificios en Heliópolis y Buhen. Entre los documentos que datan de su reinado, existe un gran texto llamado el Papiro Wilbour. Después de cuatro años, Ramsés V murió de la viruela en una edad joven

Faraón Ramsés VI

Ramsés VI era el hijo menor de Ramsés III. Usurpó la tumba real y el templo funerario iniciado por su sobrino Ramsés V, cuyo entierro por lo tanto, se retrasó hasta que se encontró una tumba . Ramsés VI inscribió su cartucho en Karnak y en otros templos . Ramsés VI reinó durante siete años.  Los signos de declive estabán aumentando y la dominación egipcia más allá del valle del Nilo se había vuelto más y más limitada: Ramses VI fue el último gobernante del Reino Nuevo, cuyo nombre está documentado en el Sinaí. En Tebas y en todo el reino, el poder de los sumos sacerdotes de Amón fue creciendo, a pesar de que Isis, la hija de Ramsés VI, mantuvo una relación con el sacerdocio en su papel de esposa del dios.

Ramsés VII y Ramsés VIII

De lo que se sabe sobre los siete años de reinado de Ramsés VII, es que los precios del grano subieron un nivel muy alto y después poco a poco volvieron a bajar. Ramsés VIII fue, probablemente, otro hijo de Ramsés III, lo que podría explicar por qué su reinado fue tan breve (duró sólo un año.

Faraón Ramsés IX

Los 18 años más o menos del reinado de Ramsés IX fueron marcados por una creciente inestabilidad. En el 8ºaño de su reinado , sabemos de los nómadas de Libia perturbaron la paz en Tebas, y que hubieron otras  huelgas. No es sorprendente que este período fue testigo de los primeros robos de tumbas documentados en una serie de papiros sobre los ladrones que fueron detenidos.  Ramsés IX emprendió grandes obras de construcción en Heliópolis, que confirman la identificación cada vez mayor de la familia real con la parte norte del país. Esto no le impidió decorar la pared al norte de Pylon el 7 en el templo de Amón-Ra en Karnak
Al comienzo de su reinado, Ramsesnakht había muerto, y fue sucedido como sumo sacerdote en primer lugar por su hijo Nesamun, y luego por el hermano de éste, Amenhotep. Ramsesnakht había celebrado una serie de matrimonios con el  objetivo de transformar a su familia en una base de poder que incluyese la Segunda, Tercera y Cuarta Profetas de Amón, el alcalde de la ciudad de Tebas y varias otras figuras importantes

Faraones Ramsés X y Ramsés XI

Casi nada se sabe sobre el reinado de Ramsés X, que parece haber durado nueve años, y fue enterrado en el Valle de los Reyes (KV 18).  Ramsés XI, en cambio, gobernó durante 27 o 30 años, aunque ciertamente en los últimos diez años, la extensión geográfica de su poder fue prácticamente reduciendose al Bajo Egipto.  Durante su reinado, la crisis que se produjo en la zona de Tebas, en las décadas anteriores se había profundizado aún más : problemas persistentes con las pandillas libias que atataban a los obreros en la Ribera Occidental, robos de tumbas y robos de templos y palacios, y incluso la guerra civil. En algún momento, en o antes de los 12 años de regencia, Panehsy el virrey de Nubia apareció en Tebas con las tropas de Nubia para restaurar la ley y el orden, tal vez, a petición de Ramsés XI sí mismo. Con el fin de alimentar a sus hombres en una ciudad que ya estaba sufriendo de los problemas económicos, se le dio o tal vez usurpó el cargo de Supervisor de los Graneros. Esto debe de haberle puesto en conflicto con Amenhotep, el Sumo Sacerdote de Amón.  El conflicto se prendió rápidamente y las tropas de Panehsy sitiaron al Sumo Sacerdote en Medinet Habu. Amenhotep apeló a la ayuda de Ramsés XI y esto dió lugar a una guerra civil. Panehsy marchó hacia el norte, hasta que finalmente fue rechazado por el ejército del rey, que era dirigido por el general Pianj. Finalmente, Panehsy tuvo que retirarse a Nubia, donde los problemas persistieron durante muchos años, y donde finalmente fue sepultado.

En Tebas, El General Pianj se hizo cargo de los títulos de Panehsy, así como un título propio visir. Además, después de la muerte de Amenhotep, que puede o no haber sobrevivido al asalto de Panehsy, se convirtió en sumo sacerdote de Amón, lo que unió los tres cargos más altos del país en una sola persona. Con Pianj comienza la época del Renacimiento WHM-mswt, un término que también había sido utilizado por los reyes al comienzo de la duodécima y XIX dinastías para indicar que el país había sido "renacido después de un período de caos. En el área de Tebas, los documentos que se fechan en los años del renacimiento son más que los de los años de la regencia del rey. Después de la muerte de Pianj, su hijo-en-ley Herihor se hizo cargo de todas sus funciones, y después de la muerte de Ramsés XI, incluso asumió títulos reales. En el norte del país Smendes subió al trono, y con estos dos hombres de la Dinastía XXI comienza. En la época de Ramsés XI, la tumba de Ramsés VI, que fue devastada. Las autoridades intentaron por lo menos proteger las momias reales Trasladandolas varias veces siempre que era necesario. Los movimientos de la momia de Ramsés II, por ejemplo, pueden ser seguidod por las inscripciónes en la tapa de su ataúd .

Aparte de los robos y el clima de inseguridad que se han descrito, parece que el Alto Egipto estaba sufriendo de hambre. Por otra parte, el jefe de sacerdotes usurpaba los poders reales de modo que eran prácticamente iguales a los faraones.Amenhotep , El Sumo Sacerdote había representado a sí mismo en Karnak en la misma escala que el rey. Parece, sin embargo, que Amenhotep puede haber ido demasiado lejos, y fue enviado al exilio en la primera parte del reinado de Ramsés XI.

Un poco antes de la 19 º año del reinado de Ramsés XI, apareció un sacerdote de Amón nuevo con una fuerte personalidad (es decir, Herihor). Sus orígenes no están debidamente conocidos, pero probablemente era descendiente de una familia de Libia. Él comenzó su crecimiento progresivo en el poder por la adquisición del control sobre el Alto Egipto.
En algún momento, aparecieron 3 hombres poderosos: Ramsés XI, Smendes y Herihor.
El primero de ellos era el Rey, que era en principio, el más poderoso de los tres, pero en la práctica no ejercía ningún poder: cuando Ramsés XI murió alrededor de 1069 a. C., la tumba que se estaba siendo preparado para él en el Valle de los Reyes (KV 4) no fue aún terminada.

El segundo personaje fue un administrador llamado Smendes que fue subordinado al Sacerdocio de Amón, pero en realidad parece haber controlado la parte norte del país desde la residencia real de Piramesse. Estos eran los últimos años de la existencia de l aciudad, ya que pronto iba a ser desmantelado para proporcionar los bloques para la construcción de Tanis.

Herihor, el tercer miembro era la que controlaba a los ejércitos del Alto Egipto y Nubia. Por la muerte de Ramsés XI, el poder se dividió entre el Alto y el Bajo Egipto. En el Norte, Smendes fundó una nueva dinastía real y estableció una nueva capital, Tanis. En el sur, los principales sacerdotes de Amón tenían el control y la autoridad, con la base de su régimen de la propiedad del templo de Amón, que fue finalmente el único beneficiario real del inmenso imperio creado por los Reyes ramésides. A finales de la Dinastía XX, el templo de Amón se había convertido más ricos y más poderoso que el propio rey.

Tras la muerte de Ramsés III, Egipto perdió definitivamente sus provincias en Palestina y en Siria, que tras la invasión de los Pueblos del Mar y la desaparición del imperio Hitita se dividió en varios estados pequeños. Los problemas en el Norte se habían agravado por el lijado gradual de la bahía de Piramesse debido al lento pero inexorable desplazamiento hacia el este de la rama pelusiaca del Nilo. Los reyes de la Dinastía XX ya no poseían el poder o los recursos para montar grandes expediciones a las minas de oro en Nubia. Hacia el final de la dinastía, los sacerdotes del templo de Amón enviaron algunas expediciones a pequeña escala para el Desierto Oriental en busca de oro y minerales, pero las cantidades con las que regresaron eran pequeños.

Durante los años del renacimiento, Pianj y sus sucesores, asistidos por los descendientes de los obreros de Deir El-Medinet que entonces vivían en Medinet Habu, comenzó a utilizar una fuente diferente de oro y piedras preciosas: las las mismas tumbas en el Valle de los Reyes que sus padres y abuelos habían tallado y decorado, así como muchas otras tumbas (tanto realres y privadas) en la necrópolis tebana.
Durante el siguiente siglo y posteriores, las tumbas se fueron despojandose de su oro y otros objetos de valor hasta que se vaciaron por completo incluso las momias de los grandes faraones del Imperio Nuevo fueron desenvueltas y despojados de sus preciosos amuletos y otros arreos y enterradas de nuevo juntas en tumbas anónimas en los acantilados de Tebas. Sólo dos momias reales podría escapar a su destino: la momia de Tutankamon (en KV 62) y y la de de su padre Akenatón (en KV 55